EDITORIAL: BIM, el lenguaje inclusivo de la construcción

bim
Como todos sabemos, la construcción tiene varias características únicas que dificultan avanzar en una obra de calidad, a tiempo y sin errores. En otras palabras, con productividad. En primer lugar, el mandante debe especificar lo que espera de la obra, de forma clara y esto no es simple en el caso de un edificio, industria o infraestructura como caminos, puentes y otros. Luego, la ejecución del proyecto y su posterior construcción, requiere la participación de varios especialistas (Arquitecto, Calculista, Eléctrico, etc.) y proveedores independientes. A lo anterior se suma que la obra normalmente se ubica lejos de las oficinas de estos profesionales y de la constructora responsable. Hasta aquí nada nuevo, para eso existen hace más de 500 años los planos y diseños en papel, los cuales fueron reemplazados en el siglo pasado por los diseños digitales (CAD) y recientemente por el BIM. ¿Por qué entonces seguimos viendo tantos atrasos, errores y malentendidos en la construcción?

A mi parecer, la falta de colaboración e integración temprana son la respuesta. Los planos siempre han sido el medio preferido, Ya sea en papel o digital, pero ¿Cómo sabemos si todos los involucrados están usando la versión correcta? En respuesta de esto vino la centralización de planos digitales en plataformas como DTP de PlanOK, lo cual aseguró que todos los participantes tuvieran la misma información mientras eran avisados de cambios y correcciones. Aun así, cada especialista debía saber en qué lenguaje y con qué normas se diseñaban los planos para una correcta interpretación y sobre todo preocuparse de actualizar las versiones, lo que especialmente en la obra es difícil. A esto debemos sumarle especificaciones, catálogos de proveedores y libros de obra que inciden en los planos. Sin duda, varios lenguajes en paralelo, lo que no es muy inclusivo.

Para mejorar lo anterior, ahora tenemos el BIM, que la mayoría todavía asocia a diseños en 3 dimensiones. Se nos olvida que el nombre BIM habla de modelos y no de diseños y que además de representaciones multidimensionales, incluye una enorme cantidad de datos e información, la cual debe incluir las especificaciones y otras instrucciones de trabajo estándares. O sea, en un modelo tenemos toda la información que necesitan todos los involucrados que ya mencionamos y en un lenguaje común, con visualizaciones, datos, especificaciones estándares y toda la ayuda que necesitan las personas que vayan a diseñar, presupuestar, construir y operar la obra. Pero ojo, los softwares y servidores que manejan BIM hasta ahora eran caros y de difícil acceso para todos los participantes del proyecto, lo cual no suena inclusivo. Esa es la novedad, gracias a los esfuerzos de organizaciones como el PlanBim,  del Ministerio de Vivienda y Urbanismo  y otros, se ha normalizado el lenguaje IFC y cada vez más, tenemos plataformas que nos permiten compartir de manera gratuita o de bajo costo, los modelos BIM. Gracias a esto, hay cada vez más acceso a los beneficios BIM para los diferentes actores que intervienen directa o indirectamente en el ciclo de un proyecto, de esto se trata la inclusión, todos los que necesitan, reciben la información de forma clara y entendible. PlanOK no se ha quedado atrás en este esfuerzo, ahora la plataforma DTP incluye la capacidad de compartir modelos BIM de forma liviana y ágil en formato IFC, lo que permite que los especialistas los compartan y si es necesario, interoperen con otras plataformas de software que cada uno elija. O sea, tenemos un LENGUAJE común y que permite la INCLUSIÓN de todos los interesados en un proyecto.

Los invitamos a visitar https://bimshare.app/  para más detalles sobre compartir modelos BIM.